Seguidores

miércoles, 10 de febrero de 2016

Anhelar conocer y abrazar el sentido de la TRASCENDENCIA estando inmerso en el confinamiento que imponen los límites más o menos convenientes de un dogma está en el mismo rango de imposibilidad que el de pretender hacerse con la panorámica de 360° llevando puesto un par de anteojeras.