Seguidores

jueves, 13 de junio de 2013

Velada su preñez, a punto está de parir la luz de su vientre maduro. En tanto, en el mundo de los hombres, Nadie se asoma al balcón de su mirada, se prenda de sus argentinos destellos, como a ninguna le sonríe y, en silencio, la adora, mientras le canta su corazón enamorado...