Seguidores

miércoles, 21 de diciembre de 2016

Mientras vamos y venimos urdiendo nuestras rutinas diarias, la cabeza, sumergida en el mar de fondo del momento, más allá de nuestro Planeta, la realidad cobra una dimensión sideral. En medio de los escenarios globales con sus agendas y almanaques, de las pretensiones fútiles del sacro dios Consumo, de los estándares “empobrecedores” que la sociedad mundial insta a alcanzar a como dé lugar, girando como trompos en la loca vorágine, encadenados a un estilo de vida hipnótico y superfluo, como Humanidad, vamos distanciándonos de la Naturaleza, olvidando que somos criaturas sujetas al Orden Mayor de la Creación.

Tomar conocimiento del macro proceso que cursa la Tierra en la vastedad casi infinita del Universo implica despertar la conciencia universal desde la cual reconocernos Ser.