Seguidores

domingo, 1 de enero de 2017

Calandrias. 

Inquietas y pendencieras, le disparan sus picos a todo blanco móvil. De canto impostado y sostenido, es su metálico mantra una liturgia de veranos encendidos en medio de la nada.