Seguidores

sábado, 20 de abril de 2013

Reunida a mi niña y a mi anciana, hoy entro al nuevo día montada en la cresta de la vida, con plena conciencia del Juego que juego, dispuesta a no olvidarme de aquello que los grandes olvidan. 
Me agradezco, hasta aquí, el camino recorrido. Agradezco a los fuertes vientos, que me han enseñado a sostenerme erguida en mí misma, a la brisa cálida, que ha sabido calmar el dolor cuando lo hubo, soplando en mis heridas el reconfortante aliento como bálsamo aromado; al páramo, que, en su aridez, me privó de alimento, pues me facilitó el descubrir que hay un otro, inextinguible, que sustenta la verdadera existencia; al valle fértil, que me mostró la generosidad y abundancia de que está hecho el Universo que habito; a todos y cada uno de los rostros que acompañaron mi andar por devolverme, amorosamente, mi propio reflejo, por redireccionar, permanentemente, mis aprendizajes, por brindarme la posibilidad de encontrarme en cada uno de ellos y comprender comprendiéndome en la unidad del Espíritu.

Soy estrella y guía de mis propios pasos. Soy este perfume inconfundible, esta melodía única que se libera en el espacio ahora, así, aquí y se vuelve ARMOnía bajo el signo del AMOR...