Seguidores

sábado, 12 de enero de 2013

Vibra el alma en la cuerda que soy y, en su resonancia, 
libera la melodía de la vida. 
De frágil montura y pasión bravía, 
forjado es este templo donde mora la Bella, 
divina arquitectura por el espíritu mismo modelada.