Seguidores

martes, 29 de abril de 2014

La ciudad tiene su propia geografía y una mística urbana que le pertenece. Un paisaje diverso, que gana altura desde el llano de plazas y potreros hacia las cumbres de terrazas y campanarios, de torres y cúpulas, recibiendo, de cara al nuevo Sol, cada jornada amanecida.