Seguidores

miércoles, 24 de agosto de 2016

Hay una geografía que nos recorre por dentro. Su rosa de los vientos, el corazón. Todos los rumbos viven allí y todos devuelven al viajero, al fin de su travesía, al mismo punto. De modo que el viaje de la vida es... un periplo circular.