Seguidores

miércoles, 24 de agosto de 2016

TODO aquello que enfrente y separe al hombre del hombre, aún bajo excusas, que no son más que pobres maquillajes encubriendo actitudes discordantes, corta puentes, refuerza barreras, levanta trincheras y, tras ellas, se parapetan los egos, perpetuándose en la ilusión de separatividad.