Seguidores

sábado, 7 de febrero de 2015

Aquietar las aguas mentales y emocionales para transparentarlas.
Mirar a través de ellas, hacer contacto con nuestro propósito más genuino, reconocernos en él y dejar que tal certeza reverbere en nuestro ser.

Lo que sigue será el asombro al contemplar cómo el Universo crea la matriz y pone en curso esa realidad para nosotros.