Seguidores

viernes, 13 de febrero de 2015

La experiencia humana es... un tránsito permanente desde luces a sombras, desde sombras a luces, a veces, sin siquiera los grises de las transiciones Y en ese devenir inevitable, se despliegan y definen nuestras alas, nos alzan en vuelo, nos posan en tierra, nos sostienen, embellecen, nos devuelven una y mil veces al curso inexorable de la Vida.