Seguidores

domingo, 22 de junio de 2014

Medir y, luego, catalogar los eventos de la vida según "éxito/victoria" y "fracaso/derrota" es estrechar máximamente las posibilidades de enriquecimiento que tales circunstancias contienen, es acotar y empobrecer las perspectivas personales, confinándolas a la sombra de un eventual resultado, perdiendo de vista la sustancia que, en sí, abraza cada camino como proceso.