Seguidores

domingo, 22 de junio de 2014

Porque, de momento, las cosas se plantean del modo en que lo hacen, es necesario ver con claridad que la vida misma es devenir y que todo devenir involucra procesos circunscritos a una sabiduría intrínseca, razón por la cual resultan impostergables y no manipulables. 
En consecuencia, han de ocurrir por sobre todo, con o sin nuestro favor, y de la actitud que adoptemos dependerá el transitarlos con naturalidad o instalados en el dolor.
El sentido común invita, no sólo a no reñir con ellos, sino a acompañarlos con pleno conocimiento de que están conduciéndonos a un nuevo estado de conciencia. 
Finalmente, en eso va la experiencia humana...