Seguidores

lunes, 4 de noviembre de 2013

La imaginación del hombre encuentra su apoyo y sustento en la desbordante paleta acuarelada de la realidad y es en un punto en donde ambas se funden de modo inseparable, indistinguible. Un espacio atemporal, un tiempo infinito, un canal de parto que es umbral y pasaje de la vida a la muerte y nuevamente a la vida. 
Desde esa región, procede la fantasía y hacia allí retorna luego de sembrar increíbles universos...