Seguidores

jueves, 1 de noviembre de 2012

Fue ese aroma a lilas que me tomó desprevenida, la mirada de aquel niño, en silencio, y su sonrisa como mil soles, la bruma de la brisa ligera de la mañana en que descubrí que estaba viva...