Seguidores

jueves, 1 de noviembre de 2012

Soy una camisa.
Imito una estrella.
Hoy soy un ser diurno.
es que, aún, pretendo
conservar mi turno.


Nadie sabe cuándo.
Nadie sabe cómo.
Cuando me desnudo
disfruto la vida
como quién no pudo.


Cambio de colores.
Uso mil pelucas.
Gozo un tiempo nuevo,
libre de prejuicios,
con mil devaneos.



Todo es rutilante,
arden mis mejillas.
He burlado el tiempo.
Giro en la locura.
Me agito en el viento.



Pero todo llega
aunque me empecine.
Adiós a la Viña!
Seguiré camino.
El Cosmos me guiña.