Seguidores

jueves, 1 de noviembre de 2012

Para decir sin palabras,
generando flujos corriendo como ríos vitales por las venas,
luz, color, sonido, energía, VIDA,
sólo tres caricias ... bastan.